Charlene de Mónaco, ¿la princesa infiel?

22 de Mayo de 2013
 

Se dice que Charlene Wittstock, la esposa del príncipe Alberto II de Mónaco le es infiel con un jugador de rugby  

Los rumores de que Charlene Wittstock no es feliz al lado del príncipe Alberto II de Mónaco comenzaron antes de que se casaran, se dice que ella intentó fugarse del país antes de la boda pero fue detenida en el aeropuerto y convencida por la casa real para que siguiera con la ceremonia.

A pesar de que la Casa Real negara los rumores de que Charlene se quiso fugar antes de la boda, todos podemos especular que la Princesa no es feliz, por varias razones: su marido tiene dos hijos fuera de matrimonio, su primogénita se llama Jazmin Grace Grimaldi y la tuvo con Tamara Rotolo, una mujer Americana. Su segundo hijo se llama Alexandre Coste y lo tuvo con una aeromoza de Togo llamada Nicole Coste. Por si fuera poco, una ex modelo que posaba topless en Alemania, llamada Bea Fiedler afirma que su primogénito Daniel es hijo del Príncipe. El examen para probar la paternidad aún no se lleva a cabo.

A parte de todos los rumores y el ‘ojo alegre’ de su esposo, la princesa sudafricana quien es ex nadadora olímpica no se puede embarazar debido a una malformación en su tubo ovárico. Pareciera que Charlene tiene todo en su contra, tan es así que se ha recluido y se ha rehusado a asistir a los eventos oficiales. 

La luz al final del túnel

Aunque no siempre es fácil ver la luz al final del túnel, se dice que la princesa la encontró en Byron Kelleher un jugador de rugby neozelandés. Charlene y él son amigos desde hace muchos años, pero recientemente parece ser que la joven de 35 años frecuenta mucho a Byron.  

Los rumores de un romance entre los dos comenzaron desde que la Princesa no fue a la ceremonia de entronización de los reyes de Holanda. El informe oficial dice que Charlene fue a su país natal a la boda de unos de sus mejores amigos. Allí mismo aprovechó el tiempo para revisar diversos proyectos de su fundación. Entre estos proyectos se encuentra la promoción del rugby como forma de ayudar a los niños a través del deporte. Lo que llama la atención es que Byron Kelleher está al frente de este proyecto.

Kelleher ha jugado con el equipo All Blacks, y su compañero Josh Kronfeld asegura que no le sorprendería que la relación entre Byron y Charlene fuera cierta.  “Si alguien tiene la habilidad para conocer y encandilar a las mujeres, es él” afirma Josh

El pasado oscuro de Byron, desde golpes hasta estrellas porno

Byron tiene fama de seductor y a pesar de que es muy popular en Nueva Zelanda, también tiene un pasado oscuro: su ex novia es una actriz porno llamada Kayla Lei. Ambos se conocieron en Jamaica, compartieron una noche juntos y así comenzó la relación. Ella dejó de hacer pornografía por él, pero en 2009, Byron fue condenado a dos meses de cárcel y a una gran multa por manejar en estado de ebriedad.

El jugador de rugby chocó contra un Porsche, trató de darse a la fuga pero no lo logró debido a que otro conductor lo atrapó. Comenzaron a pelear y Byron acabó con un brazo roto, una sanción por parte de su equipo, y una disculpa pública. 

Por si fuera poco, además de las peleas y su ex novia porno, el neozelandés fue investigado por tratar de cambiarse de equipo de manera ilegal y sin contar con el apoyo de sus agentes.

La princesa supuestamente infiel

Regresando al tema del romance con la Princesa, la posible infidelidad de Charlene no sería tan grave si, (como afirman fuentes del gobierno del principado de Mónaco) existiera un contrato premarital entre Charlene y Alberto que les permitiera mantener una “relación abierta”, aunque siempre con discreción. 

Según otros rumores, este acuerdo fue el causante de que Charlene decidiera no fugarse antes de la boda. Dentro del consejo del Estado de Mónaco, también se dice que la princesa se ha sometido a técnicas de inseminación artificial sin tener éxito alguno. 

IR ARRIBA